viernes, 15 de junio de 2012

Encurtido de zanahoria

Zanahoria, Sal, 
Vinagre y Agua
 A raíz de la experiencia con la conserva en salmuera de los limones experimenté el mismo procedimiento con otras verduras como rábanos, remolacha y zanahoria. Fue un fiasco, se podrían. Lucas me sugirió el vinagre y recordé que Fukoka ponderaba los encurtidos japoneses en la alimentación sana.  Busqué información y terminé resolviéndolo con otros procesos como el blanqueado. Funciona muy bien y permite aprovechar las cosechas.
 
 Para desinfectar y lavar bien las verduras las coloco en agua de un día para otro y las escurro. Una vez secas al ambiente, las corto en rodajas.
Coloco al fuego agua con vinagre y cuando hierve agrego las zanahorias troceadas por unos 5 minutos y las saco y escurro nuevamente. Este proceso se conoce como blanqueado.


 
En frascos de vidrio esterilizados y con sal en el asiento añado las zanahorias hasta el cuello del mismo. Agrego primero agua, después vinagre y por último otra buena porción de sal. Tapo y marco para guardar por espacio de tres a cuatro meses.

3 comentarios:

patricia sanz dijo...

Este año sembré zanahorias y voy a encurtirlas. Agradezco tu receta; Tiene una excelente explicación. Ya te contaré cuando las saboree. Un saludo.patopintando.blogspot.com.es

patricia sanz dijo...

Este año sembré zanahorias y voy a encurtirlas. Agradezco tu receta; Tiene una excelente explicación. Ya te contaré cuando las saboree. Un saludo.patopintando.blogspot.com.es

Gloria Umaña dijo...

Su sabor es agradable, la zanahoria se mantiene crujiente y es una excelente manera de disfrutar la cosecha. Que la suya sea abundante y la experiencia satisfactoria. Agradezco su comentario.