sábado, 8 de febrero de 2014

Hacia un ritmo lento

aprendo a ir con cada experiencia, en la que me faltó entregarme completamente. Se que en el instante en que me fugué al futuro obvié las señales del presente para que hoy fuera otro, pero es éste y así Es perfecto. Abro mi corazón a la luz en busca de la paz de la Unidad. Gracias Terra.

viernes, 7 de febrero de 2014

jueves, 6 de febrero de 2014

Momento rosado



Rendición 2

La Madre Superiora me ha llamado al despacho y de manera excepcional me entregó una carta abierta, es de Madre, que me pide ir de permiso a casa, pues ella necesita despedirse de mi. Regreso acompañada de una de las monjas mayores, que estará atenta a que me mantenga en el camino de Dios. 
Se me permite estar a solas con Madre y pese a que siempre la recuerdo postrada en la cama, puedo ver que está muy mal. Mientras la observo anhelo a la madre que nunca tuve, pues de Ella sólo recuerdo demandas de atención y quejas sobre un cuerpo que se rebeló a la vida, siempre dolido, cansado, aislado e inhabilitado para dar. Se sobresalta como si mi condena hubiese sido expresada en voz alta. Arrepentida me acerco y la llamo. Me reconoce y en un murmullo agónico me hace sacar un pequeño cofre y me entrega sus alhajas, las que recibió de su madre y ésta de la suya y así de generación en generación han permanecido en la familia. En medio de mi sorpresa, pues había olvidado la pequeña fortuna que representaban y siempre creí que la mantenerme al margen del mundo de los hombres tendría como destino la Cuñada, las acepto y oculto entre los faldones del hábito. Ese gesto inesperado me hace amarla por primera vez y mi mirada se vuelve vidriosa, pero me abstengo de llorar. Ella vuelve perder el sentido.
Conmocionada abandoné la habitación y todos creyeron que mi perturbación obedecía a su inminente deceso, mientras que mi afán era el de estar a solas para pensar lo que ese tesoro representaba en mi vida y en los anhelos que se encendieron con el brillo de las joyas. Las escondí y corrí al escuchar el lamento desgarrador de Padre.

Continuará

miércoles, 5 de febrero de 2014

Suculenta en flor

En la base del tallo de un árbol que compré en un Vivero venía una rama de esta suculenta, tipo de planta llamada así por la propiedad de sus hojas acolchadas que almacenan agua, y la transplanté en una matera. Creció el follaje y ahora florece.

martes, 4 de febrero de 2014

Si, gracias

porque cada momento es una oportunidad para verme y comprender lo que soy ahora. Siempre en la experimentación de Ser y aceptar.

lunes, 3 de febrero de 2014

La sorprendente cocina solar

Cocinar usando como fuente de energía el Sol es una experiencia sorprendente. Me impresiona la textura que tienen los alimentos y el sabor intenso de los mismos. He realizado en el Horno-cocina solar mi comida cotidiana, que va desde verduras, pasta, cereales hasta panes.
 
 Es como si por primera vez descubriera sus sabores y a medida que vivo la experiencia me sorprendo, tal vez de la misma manera que los antiguos seres humanos lo hicieron cuando encontraron el fuego.
A pesar de que existe información al respecto, el hecho de que no se quemen ni carbonicen los alimentos es tan real como increíble. Por ejemplo, consumo los pimentones sólo asados y lo hacía en la hornilla de la estufa, en el horno eléctrico o de leña y siempre quité la piel quemada. Ahora, como lo ilustro, es transparente y mas fácil de quitar, ya que no deja restos. Tampoco los recipientes se pegan o queman, lo que hace su lavado una tarea rápida y que requiere menos consumo de agua. Preparé un Chutney de Lulo y puede limpiar inmediatamente la cazuela, cuando anteriormente requería dejarla varias horas en remojo.
Agradezco la oportunidad de vivir cotidianamente esta experiencia. Es otro de los regalos que el amor y la naturaleza me ofrecen. GRACIAS.