sábado, 2 de febrero de 2013

viernes, 1 de febrero de 2013

ES

Es,
Es,
Es,
Es, y así Lo acepto.
La paz es conmigo, la paz es con todas

jueves, 31 de enero de 2013

miércoles, 30 de enero de 2013

Galería: Jornada de coberturas

Con Aura y Marina realizamos una jornada para agrupar, recoger y embolsar el pasto cortado en las áreas intervenidas y trasladarlo como coberturas en las zonas de las nuevas siembras.

Así aseguramos que la humedad del ambiente se quede en los colchones de hierba.


martes, 29 de enero de 2013

La salida 8

Con la muerte de los abuelos, los rosarios e incluso la misa de los Domingos dejó de ser un punto de encuentro familiar. Nuestra fe sólo estuvo sostenida por el aliento de ellos. Han desmontado su casa. Me preguntaron si quería algunos libros. Los rechacé; no tengo dónde guardarlos y tampoco quiero un peso que me ate, pues desde que me corté el pelo sin permiso de Mamá comencé a tomar y realizar decisiones a mi arbitrio, como por ejemplo rebelarme a la prohibición de ir a visitar una compañera del colegio y hacerlo a escondidas.
Mamá dejó de viajar, tiene un trabajo de oficina y viene a almorzar y dormir todos los días. Ella aumenta el control sobre nuestros actos y cada vez estamos mas encerradas. Me dedico a replicar a mano alzada las ilustraciones del libro las Mil y Una noches, lo hago en blanco y negro, pues es así como veo mi realidad.
Mi Hermana y yo pasamos mucho tiempo encerradas en el cuarto, que se ha convertido en nuestra trinchera al resguardo de las críticas y negativas de las que otra vez somos objeto y en cada almuerzo y comida nos convertimos en figuras decorativas silenciosas del cuadro familiar que todas fingimos componer.
Los fines de semana son los más difíciles de vivir. Mamá está libre y su marido sólo trabaja medio día del Sábado. Lo que decimos, lo que hacemos se torna importante. Nos vemos obligadas a convertirnos en un cuarteto que hace la compra del mercado de la semana, ve una película en la televisión y aún peor: mata el tiempo en juegos de mesa. Odio todas y cada una de estas actividades porque me es imposible llevarlas a cabo sin sentirme tensa, vigilada y expuesta a alguna reprimenda o simplemente a ser culpable del malestar del Padrastro que lo hace abandonar la casa y en consecuencia deja a Mamá llorando, entregada a la pena por tener dos hijas tan desconsideradas.
Las dos callamos, nos tornamos invisibles y nos ocultamos otra vez en nuestro cuarto. Ninguna se queja o comparte sus pensamientos. Cada una se entrega a los hábitos que nos llevan lejos de allí. Mi hermana prende el computador y se aísla en el chat y yo recurro mas al negro que al blanco en mis dibujos y vuelvo a mentir, a escapar. A medida que ejerzo mi libertad, los deseos de huir me obsesionan, pero no veo cómo ni dónde ir.
Continuará

lunes, 28 de enero de 2013