viernes, 31 de enero de 2014

Árboles en crecimiento

Mano de oso (Oreopanax floribundus)
Alcaparro (Senna viarum (Little) H.S. Irwin & Barnaby)

miércoles, 29 de enero de 2014

Backtoeden, El Paraíso, Enero 2014

Continua el trabajo de las coberturas 
en las nuevas siembras. 
  Oeste 
 Centro
Norte
Noreste

martes, 28 de enero de 2014

Rendición

Hoy me visitó el hermano menor de mi padre. Mi único Tío. Había olvidado lo guapo que es. 
Como soy novicia para monja de clausura, quería asegurarse de mi vocación y hasta su pregunta yo sólo tenía certezas. Ahora encerrada en mi celda empiezo a escribir este diario, en los márgenes de mi libro de oraciones, pese a que prometí hacer votos de silencio, pero la única manera de descansar de mis pensamientos y del recuerdo de las emociones vividas, es volverlas palabras. 
Aún me estremezco al recordar su mirada fija en mis ojos y el calor de sus manos aún quema las mías. Traspasó mi alma y se apoderó de mi cuerpo, que permanece despierto, ansioso de respuestas que desconozco.
Desde pequeña me relaja el susurro de las plegarias realizadas en voz alta y mi único sueño ha sido habitar el mundo secreto, tranquilo de los conventos. Mi seducción comenzó cuando vive a la Capilla de este mismo convento por primera vez como feligresa y podía ver a través de una reja de celosía a las monjas, con sus hábitos oscuros y su rostro oculto detrás de los libros. Su  presencia se me hizo visible en el momento de los cantos. Hermosas voces me inundaron de paz y sentí el llamado a servir al Señor. 
Llevo aquí apenas tres meses y la escasez de conversaciones me hace sentir cómoda, me gusta dejar lo cotidiano en manos de los demás y trabajar con las manos. Desde pequeña realizo tareas domésticas, ya que Madre es enferma y en mi condición de hija mayor y única asumí la administración de la casa y el cuidado de mis cinco hermanos. Esa es la razón por la que soy una novicia entrada en años. Tuve que esperar a que los chicos crecieran y que el mas pequeño entrara al bachillerato. Yo aprendí a través de ellos lo que enseñan en los colegios y por eso sin ocupar ninguna aula no tengo nada de iletrada, pues puedo decir que hice cinco cursos del mismo año, año tras año. Tampoco tuve tiempo ni cabeza para enamoramientos, pues mi temprana vocación comprometió mi corazón y asumí como parte de mi servicio religioso estar en casa hasta que pudiera ser relevada y así fue cuando el Mayor de mis hermanos se casó antes de terminar su carrera de doctor en leyes y trajo a vivir a su mujer con nosotros.
Me costó obtener de Padre su bendición y la dote que exigía el Convento para recibirme, pero con un poco de ayuda de la Cuñada, que deseaba ser la dueña de casa, Madre intervino y se acabaron los reparos.
Para todos mi vocación es parte de mi, como el color de mi pelo, y quisiera que fuera verdad, ya que no tendría las dudas que no logro acallar ni con los ayunos, rezos ni el cilicio. 

Continuará
*Son historias que nacen de hechs reales, que acuden a otros igualmente ciertos para entremezclarse y desdibujarse en la ficción, porque todas y cada una de las mujeres que conozco desde su propia perspectiva y  respuesta, me enseñan a vivir. G.U.

lunes, 27 de enero de 2014

Pasta mediterranea


Coloco asar los Pimentones rojo y amarillo y a calentar el agua.
En un mortero muelo la Chía con Sal marina y reservo.
 
 Quito la piel de los pimentones y pongo el espagueti en el agua.
Una vez partido los pimentones, agrego la aceituna sin semilla y cortada, el aceite de Oliva, la pasta y el Gomasio de Chía. Mezclo y sirvo.

 

domingo, 26 de enero de 2014