lunes, 18 de diciembre de 2017

Agricultores: Depongan el individualismo, acérquense a los extensionistas competentes, huyan de los intermediarios y  actuen como eficientes protagonistas del desarrollo rural

Polan Lacki
Reiterados estudios señalan que, en promedio, los agricultores latino-americanos están recibiendo apenas el 15% de los precios que los consumidores pagan por los alimentos en los supermercados, carnicerías, verdulerías y fruterías. Del otro 85% se apropian los crecientes eslabones de las cadenas de intermediación, algunos necesarios pero otros prescindibles, abusivos y hasta parasitarios.

El contenido de este artículo está fundamentado en la siguiente realidad que es cada vez más evidente e  inocultable: de los endeudados, desfinanciados, burocratizados y politizados  gobiernos latinoamericanos es muy poco o casi nada lo que los productores  rurales pueden esperar. Consecuentemente  solo les queda la alternativa realista de tomar en sus propias manos la solución de sus problemas  de acceso a los insumos, de producción, de administración de las fincas, de incorporación de valor agregado y de comercialización de las cosechas, haciendo algo similar a lo que ya hicieron y siguen haciendo muchos productores rurales, a través de su propio, solidario/cooperativo y  eficiente esfuerzo. En este artículo demuestro que proponer a los agricultores y ganaderos  que, ellos mismos,  asuman un eficiente protagonismo en la solución de sus problemas económicos “no es el fin del mundo”; porque ellos podrán hacerlo adoptando de manera gradual y correcta la mayoría de las diez medidas muy concretas que propongo a continuación:

Primera medida – Cambios radicales en las actitudes de los productores rurales, en el sentido de reemplazar la infructífera espera de ayudas  paternalistas gubernamentales, por el eficiente e organizado protagonismo de los propios agricultores y ganaderos en la solución de sus problemas económicos. Porque la capacidad (operativo-institucional, financiera y política) de los desfinanciados gobiernos latinoamericanos para solucionar los problemas de todos los productores rurales por la vía del paternalismo es mínima, por no decir casi nula. En vez de seguir esperando por las improbables, insuficientes e ineficaces ayudas materiales y financieras de sus gobiernos, recomiendo que los productores rurales se asocien inmediatamente a una buena cooperativa agrícola que ya esté proporcionando asistencia técnica a sus asociados; porque debido a la globalización de los mercados el conocimiento adecuado, actualizado e inteligible por los agricultores es el insumo más imprescindible y más eficaz para mejorar la competitividad y  la rentabilidad en la agricultura y en la ganadería. En el caso de que dicha cooperativa aún no exista  en  el municipio o en la región, los productores rurales podrán formar un grupo pre-cooperativo con unos 10 o 20 agricultores solidarios y en conjunto contratar o asociarse a un extensionista (agrónomo, zootecnista, veterinario o técnico agrícola, que preferentemente tenga "más cayos en las manos” que títulos académicos colgados en las paredes de su oficina). Este extensionista deberá tener real capacidad teórica y especialmente práctica para mejorar la eficiencia del grupo solidario en la obtención de los insumos, en la producción propiamente tal, en la administración de las fincas  y en la comercialización  de las cosechas. En el caso de que los recursos de este incipiente grupo cooperativo no sean suficientes para pagar el sueldo/salario del extensionista, los productores rurales no deben renunciar a esta irreemplazable aspiración educativa; deben solicitar/reivindicar que la alcaldía municipal, alguna ONG u otra institución de apoyo al agro lo contrate y lo ponga a disposición del  grupo solidario recién constituido; porque en este mundo tan globalizado y competitivo un muy eficiente asesoramiento técnico a los productores rurales es absolutamente imprescindible  para que todos ellos  puedan empezar, inmediatamente, a adoptar las próximas nueve medidas que les permitirán mejorar su rentabilidad.

Segunda medida –  Es necesario, por no decir imprescindible, que los productores rurales aumenten los aún bajísimos rendimientos promedio latino-americanos, por hectárea y por animal, descritos en los próximos ítems a, b, c, d, e, f y g, como la más  eficaz medida para  reducir los costos por kilogramo producido, porque en el marco de la globalización de los mercados, los productores rurales no podrán sobrevivir económicamente:

a. Mientras sigan cosechando en promedio  apenas 6.000 kgs de maíz por hectárea, porque dentro y fuera da América Latina tendrán que competir con  muchos productores rurales que ya está cosechando diez, doce y hasta más de 16 toneladas por hectárea.


b. No podrán sobrevivir economicamente mientras sigan cosechando en promedio apenas 2.400 kilogramos de trigo por hectárea porque en los países latino-americanos existen muchos productores que están  cosechando más de 7.000 kg/ha. Algunos productores chilenos ya están cosechando 9.500, 10.600 y hasta 12.000 Kg/ha. En Alemania y en Francia el rendimiento  promedio nacional ya es superior a 8 toneladas de trigo/ha.

c. No podrán sobrevivir economicamente mientras sigan cosechando apenas 20 toneladas de papas por hectárea  porque los productores eficientes están cosechando cuarenta, cincuenta y hasta  más de sesenta toneladas por hectárea. En Bélgica el  rendimiento promedio nacional es de 49 toneladas/ha

d. No podrán sobrevivir economicamente mientras sigan cosechando apenas 900 kilogramos de frejol por hectárea porque tendrán que competir con los productores eficientes que ya están cosechando  3.700 kg /ha

e. No prodrán sobrevivir economicamente mientras sigan cosechando apenas 74 toneladas de caña de azúcar por hectárea porque tendrán que competir con los productores eficientes que ya están cosechando  más de 300 toneladas/ha   

 f. No podrán sobrevivir economicamente mientras sus vacas al estar cuantitativa y cualitativamente mal alimentadas, sigan teniendo un ternero  cada 21 meses y produciendo 4 litros de leche al día, porque tendrán que competir con muchos  productores eficientes cuyas vacas  tienen regularmente un parto  cada 13 meses y  cada una de ellas ya está produciendo en promedio 40 litros de leche al día. Las vacas del desértico Israel producen en promedio 12.000 litros de leche por lactancia y las latinoamericanas apenas 1.200 litros; es decir diez veces menos. Informes  describen que las súper-vacas del Estado de Wisconsin en los Estados Unidos producen 87 litros de leche al  día.

g. No pordrán sobrevivir economicamente mientras sus novillos sigan llegando al peso de abate/sacrificio  a los 40 y hasta a los 48 meses de vida porque tendrán que competir con ganaderos muchísimo más eficientes cuyos novillos, mejorados genéticamente, bien alimentados y sanos, alcanzan  el peso de sacrificio  a los 24 meses, otros a los 20 meses, otros a los 18 meses; y los  novillos súper-precoces ya están listos para ser sacrificados a los 16 meses e los híper-precoces a los 14 0 13 meses de vida. En virtud de los crecientes tratados de libre comercio  sobrevivirán  económicamente apenas los productores rurales eficientes; los ineficientes lamentablemente tendrán que dedicarse a otras actividades en los centros urbanos; con el complicador adicional de  que dichos centros urbanos no tienen las más mínimas posibilidades de acogerlos en condiciones dignas.

Tercer medida – A efectos de que  todos los productores rurales puedan empezar, inmediatamente, a incrementar estos bajísimos rendimientos recomiendo la siguiente y muy sencilla estrategia: Empezar la modernización/intensificación productiva introduciendo aquellas muchas innovaciones de bajo o cero costo, cuya adopción no requiere de recursos materiales ni financieros adicionales a aquellos que los productores rurales ya están utilizando  (ya sean propios o de terceros). Con esta actitud realista y pragmática de hacer  lo posible inmediatamente, en vez de seguir ilusionándose  por improbables ayudas paternalistas gubernamentales, incluso los productores rurales más pobres podrán empezar  a incrementar los rendimientos por unidad de tierra y de animal y por ende mejorar los ingresos familiares. Sin embargo reconozco e insisto que deberán hacerlo por etapas, paso a paso; partiendo de lo posible para llegar a lo deseable.  

Los productores rurales podrán empezar esta "eficientización” productiva introduciendo aquellos mejoramientos que para ser adoptados requieren mucho más de conocimientos adecuados que de créditos abundantes, como por ejemplo: a. Medidas para mejorar la eficiencia en la ganadería vacuna: antes del parto recoger la vaca a un local seco y limpio, asistirla durante el parto, desinfectar el ombligo del recién nacido, garantizar que tome 4 litros de calostro en las primeras cuatro o cinco horas de vida, separar el ternero de la madre desde el primer día de vida y mantenerlo con ella apenas durante el amamantamiento, asegurarse que  el ubre quede completamente vacío/drenado después de cada ordeño o amamantamiento, con el objetivo de estimular que la próxima secreción de leche reinicie inmediatamente, destetar el ternero a los cuatro meses de vida con el objetivo de estimular su desarrollo ruminal , adoptar medidas de higiene antes, durante y después del ordeño, vacunar y eliminar los ecto y endoparásitos de los animales, mejorar la productividad y la calidad nutricional de las pasturas, si posible adoptar el pastoreo rotativo, almacenar alimentos/forrajes que abundan y suelen ser sub-aprovechados/desperdiciados  en los meses más productivos (almacenar estos excedentes como granos, ensilaje o heno) de modo que los animales  estén, cuantitativa y cualitativamente, bien alimentados y se mantengan productivos durante los 365 días del año, elaborar raciones balanceadas utilizando para tal fin los ingredientes que pueden ser producidos en sus propias fincas, tales como: maíz, sorgo, soja, alfalfa, guandul (Cajanus cajan), leucaena, algarrobo, etc. b. Medidas para mejorar la eficiencia en la agricultura: Mantener el suelo  permanentemente cubierto con nuevos cultivos o con los rastrojos de la cosecha anterior, jamás quemar dichos rastrojos, hacer test de germinación de las semillas, si necesario inocular las semillas de las leguminosas, regular/calibrar la sembradora para asegurar la cantidad adecuada de matas por hectárea, sembrar con velocidad adecuada y siguiendo las curvas de nivel, recoger e incorporar al suelo los estiércoles, diversificar las especies producidas para reducir riesgos de clima, de plagas/enfermedades y de mercado; en la diversificación siempre incluir gramíneas con elevado potencial para producir un rápido y abundante  crecimiento  radicular que permita mejorar la porosidad y promover la “descompactación” del suelo, adoptar la rotación de cultivos y el eficientísimo sistema integral/completo de siembra directa, eliminar las plantas invasoras antes que ellas perjudiquen los cultivos, de ser posible adoptar el manejo integrado de plagas, de enfermedades y de yuyos, de modo que los pesticidas sean el último recurso y no el  primer y mucho menos el único recurso para evitarlas o eliminarlas, reducir las pérdidas( físicas y de calidad ) que ocurren durante la cosecha y en el almacenaje, no dedicarse apenas a la etapa más pobre del negocio agrícola que es la etapa de producción  propiamente tal y finalmente producir especies más nobles o sofisticadas que sean consumidas por los compradores que tienen poder adquisitivo más elevado.

Estas  29  medidas elementales recién sugeridas son muy eficaces para empezar a mejorar la productividad de la agricultura y de la ganadería pero ellas no son suficientes. Sin embargo, afortunadamente esta limitante "no es el fin del mundo" porque ella puede ser  contrarrestada a través de la siguiente solución: después que los productores rurales adopten de manera correcta las medidas de esta primera etapa, aumentarán los ingresos familiares con los cuales podrán financiar la segunda etapa de intensificación  productiva. Esta nueva etapa les permitirá aumentar aún más  sus ingresos y utilizarlos  para sembrar más hectáreas, ampliar el rodeo y mejorar su genética, fertilizar e irrigar las pasturas, renovar la  maquinaria agrícola, adoptar la agricultura de precisión, incorporar valor agregado a las cosechas, etc. Con la diferencia de que, adoptando esta estrategia gradualista de autodesarrollo, los productores rurales utilizarán para la nueva etapa de intensificación productiva los recursos financieros que ellos generaron dentro das sus propias fincas (en vez de endeudarse con los bancos o con los usureros). Fue adoptando esta modesta pero muy eficaz estrategia de partir de lo posible para llegar a lo deseable  y de producir más y mejor con menos recursos, que muchos ex-pobres rurales de todos los países de América Latina dejaron de ser pobres.

Cuarta medida – Reemplazar la cantidad por la productividad de los factores de producción.  Cultivar menos hectáreas de tierra bien fertilizada y criar una menor cantidad de animales bien alimentados para que ambos mejoren su productividad/rendimiento. Con tal propósito sugiero utilizar/mantener con fines productivos apenas la cantidad de animales que los ganaderos puedan alimentar adecuadamente, durante los 365 días del  año.  Como regla general, será económicamente mucho más conveniente  utilizar/ocupar apenas una hectárea de tierra  y mejorar su producción forrajera para alimentar adecuadamente una vaca genéticamente mejorada, que podrá producir 40 litros de leche al día; en vez de ocupar 10 hectáreas de tierra escasa e de bajísima productividad forrajera para mantener en ellas  10 vacas cuantitativa y cualitativamente mal alimentadas, que en conjunto producirán los mismos 40 litros que podrá producir una única vaca mucho más productiva ocupando menos de una hectárea de tierra. El mismo  principio se aplica a las actividades agrícolas al cultivar menos hectáreas de tierra pero volverlas más productivas. Aumentar los ingresos familiares a través del incremento de la productividad  y del cooperativismo (para comprar los insumos y vender las cosechas en conjunto con otros productores para reducir la excesiva intermediación ), es  especialmente importante; porque la gran mayoría de los productores rurales latino-americanos está constituida por  minifundistas; consecuentemente dicha mayoría necesita estar muy  bien capacitada para poder contrarrestar la insuficiencia  de sus pocas hectáreas de tierra y sus pocos animales de producción.

Quinta medida – Reemplazar los añejos y equivocados monocultivos de granos, tubérculos o raíces, que producen apenas una o dos entradas de dinero al año. Recomiendo adoptar la diversificación productiva para obtener cosechas  e ingresos familiares en varias épocas del año. Será conveniente diversificar la producción agrícola y, si posible, diferir/escalonar las fechas de las siembras. A través de la diversificación, además de los cultivos extensivos los agricultores podrán  producir aunque en pequeñas cantidades  algunas especies de frutas y hortalizas, criar pequeños animales y algunas vacas lecheras con el doble  objetivo de obtener frecuentes/permanentes producciones de alimentos para la familia y para los animales, además de tener  entradas de dinero en distintas épocas del año. Los productores de vacunos, cabras y  ovejas deberán, en primerísimo lugar, mejorar la productividad y la calidad nutricional de las praderas/forrajeras para volverse menos dependientes de la adquisición de raciones balanceadas industrializadas.

Sexta medida - Realizar, también en forma gradual, la denominada reconversión productiva,   que consiste en reemplazar las especies tradicionalmente cultivadas por los agricultores pobres e adquiridas por los  consumidores también pobres (mandioca/yuca, maíz, papas, camote/boniato, calabaza, arroz, frejol ). En su lugar podrán producir especies/rubros que son adquiridos por los  consumidores de poder adquisitivo más elevado. Porque es muy difícil que esta gran mayoría de agricultores pequeños y pobres que dispone de minúsculas superficies de tierra y que produce especies consumidas por los pobres pueda sobrevivir económicamente; por más elevada que sea la productividad dos sus actuales cultivos. Porque estas siete especies recién mencionadas generan  ingresos monetarios muy bajos, por hectárea y por año. Les sugiero analizar la posibilidad y /o conveniencia de reemplazarlos por algunos otros rubros más  “nobles” o sofisticadas que son adquiridos por los consumidores que pueden y están dispuestos a pagar precios  más elevados; tales como algunas de las siguientes especies que suelen tener precios de venta mucho más elevados: brócolis, alcachofas, tomates-cereza, melones y sandias, frutillas/fresas, piñas, anonáceas, higos, hortalizas orgánicas, pollos y huevos camperos. 

Séptima medida - Reducir las lamentables ( porque algunas son fácilmente evitables ) pérdidas de granos, hortalizas y frutas, que ocurren antes, durante y después de la cosecha. En el caso de los granos, además de  regular/calibrar correctamente la cosechadora para reducir las pérdidas durante la cosecha, los agricultores podrán evitar la incidencia de mico-toxinas y los elevados daños provocados por gorgojos y roedores. También podrán reducir las pérdidas de hortalizas y frutas  que abundan en las épocas de cosechas y se pierden por no transformarlas en las muy apreciadas conservas artesanales tales como pulpas de frutas, de tomates y de otras hortalizas, jaleas, compotas, mermeladas; o las que se pierden por no deshidratar las frutas, exponiéndolas directamente al sol o utilizando secadores solares. Varias frutas secas/deshidratadas tienen excelente sabor, gran aceptación y elevados precios en los mercados; tales como: piñas, duraznos, ciruelas, mangos, higos,  manzanas, papayas y peras.

Lo propuesto en estas siete medidas podría y debería ser ejecutado por los propios productores rurales, con mínimo o nulo apoyo material y financiero de sus gobiernos. Sin embargo ellos no lo hacen porque las siguientes instituciones educativas  no les proporcionaron los conocimientos ni las habilidades para que ellos quieran y sepan hacerlo de manera correcta: las facultades de educación/pedagogía y escuelas normales, las escuelas primarias/fundamentales  rurales, las facultades de ciencias agrarias y los servicios de extensión agrícola.   En resumen, es en el interior de estas cuatro  importantísimas pero muy deficientes instituciones educativas  que están silenciosamente instaladas, las causas más profundas del subdesarrollo agrícola y rural de todos los países latinoamericanos, sin excepción.       

Octava medida – Mejorar la presentación visual de las cosechas  sometiéndolas a  un sencillo "maquillaje" antes de comercializarlas. Como, por ejemplo: lavarlas, clasificarlas por tamaño, fraccionarlas y envasarlas. Utilizando la mano de obra familiar  los agricultores podrán hacer un maquillaje tan elemental como el que realizan los supermercados  antes de vender las frutas, las hortalizas, las raíces/tubérculos y los granos leguminosos. Es gracias a la adopción de este maquillaje  de bajísimo costo  que los supermercados suelen  duplicar o triplicar  los precios de venta de los recién mencionados alimentos. Entonces, si los empleados de los supermercados pueden ser entrenados para hacerlo, es  evidente que las familias rurales también podrán ser capacitadas con idéntico propósito; pero lamentablemente poquísimas veces alguien las motiva y capacita para que quieran e sepan hacerlo.

Sin embargo, es necesario reconocer que la adopción de algunas de estas ocho medidas recién descritas requiere inversiones  de costo más elevado , que cada pequeño agricultor no podrá realizarlas individualmente. Por este motivo será necesario que ellos adopten la novena y la décima medidas, ambas descritas a continuación.

Novena medida Adoptar la denominada integración vertical del negocio agrícola,  en vez de dedicarse exclusivamente a la etapa de producción propiamente tal. Porque la única etapa del negocio agrícola  a la cual  la gran mayoría de los agricultores actualmente se dedica ( aquella que va desde la siembra hasta la cosecha ), es la que exige más trabajo, es la que está más expuesta/vulnerable a riesgos/incertidumbres de clima, plagas/enfermedades y de comercialización y es la menos rentable de todas. Por esta razón recomiendo que los productores rurales depongan el individualismo, se organicen en grupos cooperativos/solidarios para que puedan ampliar  la escala de producción que les permita asumir la ejecución de algunas etapas más ricas /más redituables  del  negocio agrícola ( aquellas que ocurren antes de la siembra y después de la cosecha );  porque es especialmente en estas dos etapas , que los productores rurales  podrán mejorar mucho más su rentabilidad. 

Ejemplificando, los porcicultores podrán cultivar en sus propias  fincas  o en tierras arrendadas los ingredientes con los que son  fabricadas  las raciones balanceadas, en vez comprarlas de las grandes multinacionales que las fabrican. Adicionalmente a través del mismo grupo solidario podrán adquirir un triturador de granos, una balanza y un mezclador de los ingredientes de las raciones  y elaborar ellos mismos las raciones destinadas a alimentar los cerdos de todos los integrantes del grupo solidario, comprando apenas los suplementos vitamínicos y  minerales. Posteriormente, con estas raciones fabricadas por el grupo solidario podrán alimentar  sus cerdos  con costos incomparablemente más bajos. Con el propósito de que los porcicultores, los avicultores y los productores lecheros  adopten esta auto-producción de raciones, será conveniente advertirlos con la siguiente información: que el componente alimentación incide hasta en un 80% en los costos de producción de cerdos y de pollos y hasta en un 50% en la producción de leche. Posteriormente cuando os  cerdos estén listos para ser faenados, en vez de venderlos vivos al primer intermediario que aparezca en la finca los criadores podrán, en forma individual o grupal, faenar los cerdos que criaron, procesarlos/industrializarlos en forma artesanal y transformarlos en los muy apreciados jamones, salames, longanizas, chorizos, mortadelas u otros ahumados y embutidos; y finalmente podrán venderlos, sin intermediación, directamente a los supermercados y/o a los consumidores finales. Al adoptar apenas estas dos medidas de verticalización de su negocio ( producir ellos mismos las raciones balanceadas e  industrializar  artesanalmente los cerdos para incorporarles valor ), serán los porcicultores, y no las multinacionales que fabrican las raciones balanceadas ni los frigoríficos que normalmente  industrializan los cerdos, quienes se beneficiarán/apropiarán de toda la riqueza que los criadores produjeron en sus pequeñas fincas

 Décima/última medida – Deponer el individualismo que está destruyendo económicamente a los productores rurales, expulsándolos del campo y transformándolos en miserables de las periferias urbanas. Les conviene juntarse con sus vecinos a través de grupos solidarios  para  ampliar la escala de producción, para reducir/diluir  los costos fijos en maquinaria e instalaciones, para incorporar valor agregado a las cosechas  y para fortalecer el poder de negociación en la adquisición de los insumos y en la comercialización de las cosechas. Los siguientes tres ejemplos demuestran claramente que, en virtud del mencionado individualismo (que debería haber sido desestimulado en las actitudes de los niños cuando ellos frecuentaron las escuelas primarias/fundamentales rurales ),  los agricultores  se convierten en los principales causantes de sus fracasos económicos:
Primer ejemplo – Ellos pagan precios  innecesariamente elevados por los insumos porque los adquieren con alto valor agregado, siempre en forma individual, en minúsculas cantidades, del último eslabón de de una larga cadena de intermediación y los adquieren en la peor época del año cuando todos  acuden a comprar y los precios aumentan.
 Segundo ejemplo - Cuando comercializan sus cosechas  obtienen precios muy bajos porque hacen exactamente lo contrario de lo que hicieron al adquirir los insumos; porque venden  sus cosechas   al primer intermediario que aparece en la finca, en pequeñas cantidades, sin incorporar valor agregado. Adicionalmente las venden en la peor época del año, cuando todos  los productores rurales necesitan comercializarlas para poder liquidar sus deudas y los precios se deprimen.
El individualismo los volvió extremadamente frágiles y los condujo a la siguiente actitud de sumisión: cuando compran los insumos adoptan la actitud habitual/convencional de preguntar al vendedor cuánto cuesta? Pero cuando los agricultores se convierten en vendedores de sus cosechas, en vez de determinar el precio de venta, siguen preguntando a los  compradores cuánto me pagan?  En virtud del individualismo, los productores rurales nunca son formadores de precios, siempre son pasivos tomadores/’’aceptadores” de precios que les imponen los vendedores de insumos e los compradores das sus cosechas.  
Tercer ejemplo – Económicamente apenas se justifica poseer individualmente  una moderna cosechadora de granos si el agricultor  cultiva superficies superiores a 300 hectáreas. Desafortunadamente muchos  productores rurales que cultivan  20  o  30 hectáreas, "estimulados" por simpáticos y convincentes vendedores se endeudan innecesariamente al adquirir una sofisticada cosechadora individual de altísimo costo, que la  utilizan pocos días al año. Cometen esta incoherencia en vez de formar un grupo solidario y adquirir una buena  cosechadora que proporcione servicios eficientes a todos los integrantes del grupo solidario.

Este frecuente y muy equivocado gasto en maquinaria sobredimensionada genera consecuencias económicamente desastrosas en contra de los propios agricultores. Porque, en muchísimos casos, el  dinero que ellos mal gastaron   al adquirir la cosechadora  individual, es el dinero que más adelante les hará muchísima falta para adquirir lo que es mucho más prioritario e indispensable, como por ejemplo: para comprar semillas mejoradas, fertilizantes, inoculantes, pesticidas, anti parasitarios, sales minerales; para mejorar la genética de los animales o para renovar, fertilizar e irrigar las pasturas/praderas. Debido a este individualismo, aparentemente inofensivo, los agricultores  están adoptando estos tres procedimientos equivocados, todos ellos contrarios a sus propios intereses económicos. Es necesario que ellos depongan este individualismo auto-destructivo y empiecen a adoptar  la solidaridad con sus vecinos. Ojalá que inicien a hacer algo similar a lo que hicieron y siguen haciendo, con extraordinario éxito, las cooperativas agroindustriales de las provincias/estados brasileños de Paraná, de Santa Catarina  y de  Rio Grande do Sul y en menor escala las cooperativas de los estados de São Paulo, Minas Gerais e Goiás.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Barrio Chino en Ciudad de México


Ubicado en la calle Dolores, zona del centro de Ciudad de México, el Barrio Chino ofrece principalmente oferta de comida en restaurantes y supermercados.

viernes, 15 de diciembre de 2017

jueves, 14 de diciembre de 2017

Sopa de frijol Mung

De manera previa pongo a remojar los fríjoles Mung.

Realizo un sofrito de Cebolla de cabeza blanca, Jengibre y Ají fresco con Aceite de Coco. Añado agua y lo dejo hervir.
      

Enjuago los frijoles y los añado al caldo. Luego agrego Calabacín cortado en trozos y Sal marina, marina.
Por último adiciono Repollo y Champiñones. Apago el fue y sirvo con germinado de los mismos fríjoles.
 


miércoles, 13 de diciembre de 2017

Iska: Recuerdos de Suesca

Ubicada en el marco del parque principal de Suesca se encuentra una nueva tienda: Iska.
 Su especialidad: objetos que recuerdan a Suesca, los cuales han sido elaborados manualmente.

 Adicionalmente ofrece información turística, sobre las posibilidades que ofrece el Municipio en productos y servicios.  


martes, 12 de diciembre de 2017

lunes, 11 de diciembre de 2017

Billetera tejida

Aprovechando restos de hilos, se teje en Crochet, punto bajo, un rectángulo, cuyas medidas dependerán del tamaño de la billetera deseado. 
Luego se cortan tres cartones, en esta oportunidad reciclados de cajas, y se le hacen perforaciones en los bordes, con el fin de poder tejerlos para fijarlos. 
Para forrarlos se corta un trozo de tela, al cual se le han pegado a máquina los bolsillos deseados: uno para los billetes, otro para las monedas y por último el de las tarjetas. 
Para cerrar la billetera coloqué un botón que se anuda con un cordón de cadenetas, que termina en una borla.




sábado, 9 de diciembre de 2017

Centro histórico de Ciudad de México

Catedral

Zona arqueológica: Templo de Ehécatl-Quetzalcóat

jueves, 7 de diciembre de 2017

Sopa Azteca

El Tomate se pone en agua y se cocina hasta que se pueda pelar fácilmente. Se procesa en una licuadora y se reserva.
El Cilantro, la Cebolla de cabeza roja y el ajo se cortan finamente y se ponen a sofreír con un poco de aceite. Luego se agrega el Tomate procesado y se deja en fuego lento hasta que se torne de color mas oscuro.
Para servir se ponen en la mesa tortillas en tiras, Crema de leche y queso, para que se agreguen, al gusto del comensal, a la sopa.

miércoles, 6 de diciembre de 2017