viernes, 1 de marzo de 2013

La salida 12


Pasamos la noche en blanco. En lo que mi Hermana averiguó sobre la pérdida de tutela materna y en muchas de las novelas que leí la protagonista encontró la solución en el matrimonio. Nunca se nos pasó por la mente que esa idea, para quienes carecían de novio y necesitan estar libres en menos de un mes, fuera descabellada. La meta era conocer y convencer a dos hombres para que nos llevaran al altar con la condición de otorgarnos la libertad con el divorcio.
El único lugar en el que podíamos buscar marido era la Iglesia. Allí uno de los que también se encontraba en proceso de conversión le había echado el ojo a mi hermana y se habían hecho amigos. Ella le confió nuestra situación e inmediatamente Él le dijo que estaba dispuesto a casarse con ella y que se encargaría de convencer a otro de los nuevos creyentes para que me desposara. Le pregunto a un Universitario con el que eran afines y éste sin duda alguna se sumó a nuestra causa
Los hombres se encargaron de averiguar quién podría casarnos dentro de la fe católica, pues sabíamos de antemano que el Pastor jamás nos apoyaría en la aventura. Las indagaciones nos condujeron al párroco de un pueblo cercano, con fama de casar a todo el que lo pidiera.
Mi futuro marido le confió a un Primo suyo, que poseía carro y nos podía llevar hasta la localidad en cuestión, nuestro plan y éste que tenía problemas para verse con su novia porque era rechazado por la familia de ella, terminó también haciendo los mismos preparativos para casarse a escondidas.
Organizamos el viaje y mentimos otra vez en casa para poder ausentarnos un Sábado. Todo se dio muy fácil para nosotras, mas no para la novia del primo. En el momento en que caminábamos hacia el auto, una camioneta frenó bruscamente a muestro lado y un muchacho algo mayor, energúmeno por completo se bajó y entre gritos y jalones la subió al carro. Quedamos paralizados, pero optamos por seguir adelante.
Durante el trayecto acordamos que la Mejor Amiga de la novia del Primo, que nos acompañaba, se haría pasar por ella, ya que el documento de identificación que usaríamos sería nuestra partida de bautismo, carente de fotografía. Llegamos a la plaza principal y buscamos la casa cural, allí nos notificaron que el Padre había salido a una vereda a oficiar una ceremonia y que estaba por llegar. Nos sentamos en las bancas frente a la iglesia, donde su reloj nos mostraba la hora, la lentitud de sus manecillas nos apuraba el corazón.
Cuando por fin apareció el sacerdote, los tres muchachos se fueron conversar con Él y luego nos llamaron para que nos uniéramos a ellos. El Padre nos echó una ojeada de arriba abajo y se detuvo en la Mejor Amiga, su mirada perdida, el piercing y sus dos vistosos tatuajes corroboraron la historia que le contaron sobre nuestra procedencia: una comuna que se había asentado en las cercanías del lugar. Comenzó a despotricar y a decirle a los chicos que eran unos cabezotas y tontos al querer casarse pues ya que vivíamos juntos podíamos quedarnos así. Entonces yo sin que lo hubiera premeditado le dije que estábamos embarazadas.
- ¿Las tres? preguntó incrédulo.
Y las tres asentimos, al igual que los hombres.
- ¡Idiotas! y ¿dónde están los padrinos para casarlos?.
Uno de los hombres le dijo que podíamos decirle a gente del pueblo, los vecinos de la Parroquia para que nos sirvieran de padrinos.
- ¡Eso si que no!. Lo calló. -Aquí viene cada pareja con sus padrinos, de lo contrario no los caso.
Continuará

jueves, 28 de febrero de 2013

Lassi de Lulo

 Es una bebida tradicional de la India que me recordó Heidi.  Si bien allí la consumen dulce y salada, prefiero la que se hace con fruta y miel.
Para este registro usé el Lulo (Solanum quitoense Lam) que es originaria de Colombia y tiene un sabor ácido.
Primero preparo el jugo de Lulo. Lo pelo, lo parto en trozos y lo licúo con agua, lo cuelo y lo agrego al Yogur natural que proceso a mínima velocidad para finalmente añadir la miel. Lo consumo inmediatamente.
               

miércoles, 27 de febrero de 2013

Cedo

Imito a la naturaleza. Veo que cuando una energía cobra mayor fuerza sobre las demás, éstas ceden a su paso. Al permitir fluir sin resistencia la calma retorna al presente sin que la huella del paso excedido haya creado caos.  ¿Es una nueva lección?, ¿Es un repaso? o ¿Es lo que aún cuesta desaprender? Elijo la paz y recuerdo que ya decidí ser feliz al mantenerme en la conciencia de la unidad que soy con todo lo que me rodea. Todo está bien, pues así es.
La paz es conmigo, la paz es con todas.

martes, 26 de febrero de 2013

Sillón de herencias y sobrantes

 
 Me sobraron postes nuevos de la cerca, tablas de la tarima y recibí unas bambulinas cuando se hizo un cambio de cortinas. 
Decidí reciclarlas y construir un espacio para descansar, leer o hacer manualidades al aire libre. 
 
 Con los materiales y las ideas que me fueron compartidas se creó este sillón de campo, en el que en su espaldar exterior crecen dos enredaderas de Madreselva (Lonicera japonica) y que se vuelve cómodo con una vieja hamaca y cojines también heredados.
 

lunes, 25 de febrero de 2013

domingo, 24 de febrero de 2013

Flores en Verano

Cananga o Madreselva (Lonicera japonica)

Agapando (Agapanthus praecox Willd.)

Margarita (Chrysanthemum sp)