sábado, 27 de octubre de 2012

A mi cargo

Cada vez que me duele física o emocionalmente, que estoy en el pasado sin vivir el presente me tropiezo o me reflejo en el reflejo en desequilibrio que me llega de lo qué me rodea para comprender que requiero tomar conciencia de mi misma: qué pienso, qué siento, qué digo, qué miro, qué creo y para qué lo estoy manifestando.
Lo maravilloso de la existencia es que sea como sea necesito hacerme cargo de mi misma y de lo que soy, que se evidencia en lo que experimento. La existencia es lo que Somos. Existe lo que pienso, siento, hablo, actúo y miro, tanto para mi como para la totalidad de la que soy parte mecánica o conscientemente. 
Todo se origina en mi y requiero estar atenta de mi misma para responsabilizarme de mi mirada y su impacto a mi alrededor y siempre lo puedo hacer al estar presente en el ahora, sin cargarme de etiquetas ni juicios, donde comprendo que soy la dimensión de un Todo, que ya es perfecto y completo. Todo ES, todo SOY.
La paz es conmigo, la paz es con todas.

No hay comentarios: