sábado, 11 de mayo de 2013

En familia 4


Dinero, dinero, giro alrededor de él y desde que la Señora supo que estaba embarazada de mellizos trabajo también los Domingos. Acepté porque las cuentas de nuestros gastos siempre terminan en rojo. Llevo conmigo a los hijos y ellos se han hecho amigos del Adolescente, quien les comparte música, libros y programas para el computador. Les advierto que vayan con mesura, pues debemos tener cuidado para no abusar y por eso algunas veces han de quedarse con los Abuelos, un plan que les fastidia. Son tan solidarios conmigo que me duele verlos crecer sin permitirse causar problemas.
Mi Marido continúa con su turno nocturno y eso le permite estar mas tranquilo, pese a que la condición de ilegal lo mantiene nervioso. Vive un apartamento con otros compatriotas, en el que los únicos muebles son camarotes que son ocupados las 24 horas, primero por los que laboran en el día y al final por los que lo hacen en la noche. Lo único que le pertenecen son las sábanas, cobijas, una taza, dos platos y cubiertos, además de unas cuantas prendas que lava en un lugar donde alquilan máquinas para ello. Su vida austera me asusta tanto como mi poca disponibilidad para atender a los chicos y a mí misma.
Madre continua haciendo su reporte telefónico: ahora recibieron un dinero de mi Hermana Menor y así dieron el enganche para comprarse un terreno cerca a una playa, el Cuñado les ayudará a construir una cabaña. Han ido de campamento y lo seguirán haciendo todos los fines de semana. La Hermana Mayor con sus hijos y nueras y yernos también va. Todos menos nosotros, claro que si yo quiero ella podría hablar para que fuéramos. Ya la escucho sin recordarle que por mi Hermana Menor es que trabajo los siete días de la semana, que su sola mención me agria el rato y que contaba con su ayuda para que mis hijos estuvieran con Ella algunos Domingos. Aún me cuesta entender que sus decisiones estarán a favor del mejor postor. 
Visito el despacho del Abogado para ver si hay avances en el proceso. Me entero que apareció una testigo a favor de la historia de mi Hermana Menor:
¿Testigo? le pregunto horrorizada, ¿pero quién es?
Continuará  

No hay comentarios: